No puedes cruzar la línea de llegada, sino abandonas la plataforma de salida.

En la línea de salida, se respira el buen ambiente y los reencuentros con compañeros corredores, pero también el nerviosismo y los últimos estiramientos antes de iniciar los 10k por el casco urbano de Caravaca de la Cruz.